Blog

image
¿Cuántos sentidos tenemos?

“No hay nada en el intelecto que no haya pasado antes por los sentidos.

Las sensaciones constituyen la fuente principal de nuestros conocimientos, tanto sobre el mundo exterior como sobre nuestro organismo, dándose al hombre la posibilidad de orientación en el medio circundante y con respecto al propio cuerpo”. Luria.

Los órganos de los sentidos captan la información del entorno, la cual es transmitida al cerebro como encargado de filtrar, interpretar y emitir respuestas.

Las sensaciones, son ni más ni menos, que la materia prima de la cual se alimenta el cerebro, y es a partir de las sensaciones que el aprendizaje tiene lugar.

Pero, ¿cuántos sentidos tenemos?

Todos conocemos los cinco sentidos de los que desde que éramos pequeñitos, en los libros, los profesores o nuestros padres nos han hablado; éstos son:

Pero, ¿a caso no hay ningún sentido que nos informe sobre lo que pasa con nuestro cuerpo, del lugar que ocupa en el espacio, y de su movimiento?

Son el sentido de la propiocepción y el sentido vestibular (también conocido como del equilibrio).

El sistema propioceptivo nos informa de la posición y movimiento de nuestro cuerpo; sus receptores se encuentran en los músculos y las articulaciones. Junto con el tacto, es uno de los primeros sentidos en desarrollarse, intraútero. La propiocepción nos ayuda a movernos; sin una adecuada sensibilidad propioceptiva, dependeríamos del sentido de la vista para saber cómo se mueve y qué hace nuestro cuerpo en cada momento.

El sentido vestibular encuentra sus receptores en el oído interno, desde donde se envía información al cerebro sobre los movimientos de la cabeza, la gravedad y el equilibrio. Al igual que el sistema táctil o propioceptivo, comienza a madurar en una etapa temprana en la vida del niño, dentro del seno materno.

El cerebro necesita alimentarse de una rica variedad de sensaciones, las cuales nos informan de los que sucede en el exterior, pero también de lo que sucede con nuestro cuerpo, para poder crecer, madurar, desarrollar habilidades y por tanto funcionar.