Blog

image
¡LLega la primavera! Recomendaciones e ideas para jugar al aire libre

Se acabó el invierno, y con él los días cortos y el frío. Es hora de salir a la calle y jugar, jugar y jugar. En esta era de nuevas tecnologías, los niños hacen demasiadas actividades sedentarias y eso afecta al desarrollo sensorio motor. Por eso, hoy os hablamos de algunas recomendaciones para jugar al aire libre con vuestros niños.

El mejor entorno de desarrollo del niño es la naturaleza y todo el material no estructurado que nos ofrece, anima a tu niño a jugar con palos, cajas, piedras, maderas, bloques y cualquier cosa que encuentres en tu entorno . Verás cómo surge el verdadero juego simbólico.

Uno de los juegos que más recuerdo de mi niñez son las pompas, las pompas que hacíamos mi hermana y yo en braguitas por toda la casa. Mi madre nos ponía un barreño con agua y jabón y nos daba unas pajitas para que soplásemos hasta que salían burbujas por todo el barreño, luego nos hacíamos bigotes con las pompas y las explotábamos con los pies. La diversión estaba asegurada.

Y ¿a quién no le gusta construir castillos o casas en los árboles?. No hace falta subir al árbol para que este nos sirva como base para nuestra cabaña. Busca un árbol que esté cerca de otros y coge telas viejas que tengas por casa y alguna cuerda o tela en tira. Ayuda a los niños a ir colocando las telas y arreglándolas alrededor del árbol en forma de cabaña, envuélvelos en las telas, tira de ellos, súbelos para que lleguen a colocarlas…

Otra cosa que no podéis dejar de hacer es iros de picnic. Coge una tela gruesa y grande y algo de comer y salir al parque más cercano a jugar en el césped. Hacer una colección de piedras mágicas, carreras de ranas o mantear a vuestros niños con la tela gruesa. Seguro que no necesitan columpios si sus papis les dan ese imput vestibular que tanto les gusta y les ayuda a crecer. Si no quiere subir en la tela no lo fuerces nunca. Respeta su decisión.

Y si llueve, podéis jugar en casa a pescar peces bajo la nieve, este puede ser uno de los juegos favoritos de la primavera. Haz peces de colores plastificados o coge alguno de plástico que tengas por casa, saca un bote de espuma de afeitar y haz un gran lago y mete los peces bajo la espuma de forma que no se vean, cada uno tendrá que ir buscando los peces y cuando terminen pueden escribir y pintar sobre la espuma los peces que ha pescado.

Cuando termine de llover es imprescindible salir de casa con las botas de agua y saltar en los charcos.

Puedes inventarte mil actividades preciosas para hacer con tus niños, pero recuerda una cosa. Hazlas con ellos, implícate en sus juegos, disfruta jugando tú también, como si volvieses a ser un niño.

Si quieres saber todo lo que implican estas actividades a nivel sensoriomotor solo tienes que hacerlas, veras la cantidad de experiencias sensoriales y motoras a las que se expone tu sistema nervioso. Desarrollo en estado puro.