Blog

image
Aplicando la teoría de la integración sensorial en niños con parálisis cerebral

El tratamiento por parte de los Terapeutas Ocupacionales en niños con Parálisis Cerebral (a partir de ahora PC), ha ido sufriendo varias transformaciones a lo largo de los años. Desde sus inicios, el terapeuta ocupacional se centraba en el entrenamiento con los aparatos ortopédicos, los estiramientos, las actividades funcionales para lograr la máxima independencia en las actividades de la vida diaria, y en el diseño de adaptaciones y ayudas técnicas.

A mediados de los años 50, Jean Ayres (terapeuta ocupacional que desarrolló la Teoría de la Integración Sensorial), trabajaba con niños con PC. Por aquel entonces no obtenía muy buenos resultados durante las terapias, por lo que más adelante y según los estudios que iba realizando, se centró en niños con dificultades de aprendizaje. No obstante, ella defendía la posibilidad de que muchos problemas neuromotores que existen en estos niños, podrían deberse a desórdenes en el procesamiento sensorial. Según los estudios publicados desde 1954 hasta 2010, los niños con PC, a pesar de que su afectación principal es a nivel motor y del movimiento, también podrían presentar un problema en el procesamiento sensorial, es decir, la información que les llega a través de sus sentidos, no está siendo procesada correctamente.

La falta del movimiento ocasionada por ejemplo por la rigidez en sus músculos (espasticidad), provoca dificultades en la organización y en la integración de la información sensorial y como consecuencia, afecta a su capacidad para moverse, aprender, explorar su entorno, prestar atención y comportarse adecuadamente en una situación. En ocasiones, al carecer de movimientos voluntarios, tienen menos posibilidades de tocar y comprender su propio cuerpo, de explorar su entorno, de manipular objetos y juguetes, y puede que tengan un escaso desarrollo de su conciencia corporal, y puede que no sean capaces de tolerar ciertas texturas.

En la actualidad, muy pocos terapeutas utilizan este marco de trabajo como parte de su tratamiento con estos niños. Desde mi experiencia, utilizo esta terapia (y la alterno con otras) a diario, ya que me ofrece muchas y amplias posibilidades en mi trabajo con los peques. Gracias a los materiales utilizados en Integración Sensorial podemos aumentar o reducir el tono en los equipos de suspensión, se mejora el control de la postura del niño, se producen estiramientos en la musculatura de brazos y piernas, y en definitiva, reciben experiencias sensoriales que les son placenteras mientras conseguimos alcanzar los objetivos que nos proponemos a nivel motor, social y cognitivo.

Podéis encontrar más información en: